Una vivienda bien aislada resulta mucho más confortable y cálida, haciendo que sus habitantes ganen en calidad de vida y comodidad, para ello el aislante térmico es la mejor opción.

Este aislamiento actúa principalmente en tres factores: ruido, frío y calor. Consigue que se mantenga la agradable temperatura interior, y que las duras temperaturas que se dan en distintas épocas del año no se cuelen dentro de la vivienda.

Otros factores molestos, como el ruido del exterior de la vivienda, resultan considerablemente reducidos, de esta forma se asegura la tranquilidad y el descanso de los inquilinos del lugar, algo que se hace necesario sobretodo en zonas próximas a carreteras, aeropuertos, estaciones de tren o calles muy transitadas.

Las ventajas que un buen aislante térmico aporta al hogar y a quien vive en él son enormes, pero también aporta muchos otros beneficios a tener en cuenta:

  • Unas sencillas mejoras en el aislamiento de su hogar pueden aportarle sustanciosos ahorros económicos y energéticos de hasta un 30% en su factura.
  • En el caso del ruido, utilizando diferentes técnicas como la de los suelos y techos flotantes, o los aglomerados de madera y fibras minerales como el vidrio o la lana de roca, se puede llegar a reducir el ruido de dentro del hogar hasta en un 90%.
  • Aislar las juntas y ventanas reduciendo las entradas de aire del exterior y disminuyendo las salidas del aire interior favorece un buen ahorro de energía de entre un 5% y un 10%.
  • La importancia de un techo bien aislado radica en que que reduce un 35% los gastos derivados de la calefacción del hogar.
  • La significativa reducción de la entrada de decibelios por parte del exterior en el hogar, también repercute en el correcto funcionamiento psicológico de los habitantes, debido a que aporta calma y tranquilidad al disminuir la contaminación acústica en el interior, favoreciendo también la capacidad de concentración y el descanso.
  • Tiene un impacto positivo para el medio ambiente, reduce las emisiones de CO2 provocadas por la utilización de calderas y el consumo eléctrico producido por el uso del aire acondicionado.
  • Protege la salud de los habitantes al disminuir la posibilidad de contraer resfriados producidos por los cambios de temperatura, con un buen aislante se consigue mantener una temperatura estable y homogénea dentro de la casa.

Cada vez más personas optan por poner aislante térmico en su hogar debido a las múltiples ventajas que aporta y la significativa reducción de costes que supone. Constituye una buena forma de añadir un valor extra a tu vivienda y conseguir que esta se revalorice sin la necesidad de producir grandes obras.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.