Si estás pensando en aislar tu hogar, aquí te orientamos sobre los principios básicos que debes saber para hacerlo: presupuesto, materiales y tipo de aislamiento.

Uno de los primeros aspectos que debemos tener en cuenta es el del tamaño de nuestra hogar, no es lo mismo un pequeño piso que un adosado o una comunidad de vecinos.

Después de tener en cuenta las dimensiones de nuestra casa lo siguiente será analizar sus características, esto es muy importante, según cuales sean estas utilizaremos unos materiales u otros y también sabremos que tipo de técnica es la que debemos utilizar.

Si queremos aislar un hogar de doble pared la mejor técnica a utilizar es la del aislamiento insuflado, por el contrario si lo que pretendemos es trabajar sobre determinadas zonas como es el sótano o la buhardilla optaremos por el aislamiento térmico soplado.

Una vez teniendo estipulados estos aspectos debemos de decantarnos por el tipo de insuflado, estos tienen diferentes tipos de espesor y son de mayor o menor calidad, siempre suele ser mejor elegir el de mayor garantías debido a que a largo plazo produce un mejor ahorro además de ser más eficaz. Calculando una media en la que un piso tenga unos 100 metros de superficie con un aislante medio nos ahorramos unos 200 euros anuales, y si el aislante es de calidad podremos llegar hasta a unos 1000 euros al año.

Si nuestro hogar carece de huecos entre las paredes podemos optar por los paneles de lana mineral como la lana de roca, por unos 400 euros puede quedar instalado, tienen unos 40 milímetros de espesor por lo que se pierde un poco de espacio interior, pero son muy eficientes y también sirven de aislamiento acústico. La inyección de lana mineral es una buena técnica si no se quiere perder espacio en el interior del hogar, por unos 800 euros puedes insuflar lana de unos 5 centímetros de espesor.

 

 

 

 

 

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.