El inicio de la primavera 2021 en el hemisferio norte se produjo oficialmente el sábado 20 de marzo a las 10:37 hora peninsular española. 

Todos sabemos lo que esto significa. Días más largos y cambio de hora. Explosión de color en la naturaleza y nacimientos. Despertar y regreso a casa por la vuelta del tiempo cálido. 

En los seres humanos, ocurre lo mismo. Al fin y al cabo, formamos parte de la naturaleza como seres vivos que somos. Nuestro ciclo interior, estado de ánimo y  energía se ve afectada por los cambios estacionales. Y no debemos asustarnos; forma parte del ciclo de la vida. 

Cambiemos la actitud

photo-1602214206741-3c8f9a8ba58a

El aumento de horas de sol se percibe y provoca  en nuestro organismo algunos desajustes y oscilaciones en los niveles de hormonas y otras sustancias. Entre ellas están la dopamina, las feromonas, la oxitocina o la noradrenalina, responsables en mayor o menor medida de los mecanismos de motivación, satisfacción, del sueño o bien de la depresión.

Debemos tener en cuenta que el impacto emocional de estos cambios puede tener un  carácter positivo, la denominada euforia primaveral, o bien un carácter negativo, la astenia primaveral.

Siendo conscientes de estas oscilaciones emocionales, es un buen momento para iniciar nuevas motivaciones. Pensemos en un día a día común en nuestras semanas. Conociendo estos vaivenes de emociones, pasar de la euforia a la apatía en cuestión de segundos es una realidad. Para ello, es importante buscar motivaciones a nuestro alrededor. 

No solo cambiamos nosotros de ropa. Y quien dice ropa, dice pelaje o follaje. Estos cambios, auguran nuevos comienzos. Apliquemos esto a nuestro alrededor.

Cambia las salas cerradas y  las sudaderas por ejercicio al aire libre, ropa cómoda y fresca. Aumenta la sensación de liberación.

Invierte tu tiempo libre respirando aire puro. Fusiona el ocio con la naturaleza. Vitaminas del sol y felicidad para renovarnos.

Mueve y cambia

Y es que, tanta energía puede ser canalizada mediante la imaginación. Además, ¿la casa no se merece cambiar de ropa? ¡Quitamos las mantas! Cambia las sábanas oscuras por colores vivos. ¿Algún color apagado? ¡Decora!

Es un buen momento para analizar las zonas que durante el invierno, se quedan en segundo plano:

  • Revisa la terraza olvidada en los meses fríos.
  • Paredes descorchadas por los cambios de temperatura.
  • Redecora el balcón; coloca plantas de exterior y crea vida. 
  • ¿No te gusta el calor pero te da mucho el sol? Solicita información para crear espacios bien aislados a los cambios de temperatura. Ayuda al ahorro energético y económico.
  • Revisa el estado de ventanas y persianas. Si hubiera que hacer algún cambio es el momento; las temperaturas extremas aún no han llegado.
  • No nos olvidemos de las segundas residencias.

No todos las tienen. Algunos ni las quieren pero otros las desean. Para algunos, será su objetivo al llegar a una edad más avanzada. Te hablamos de la casa de la playa. Para esto, hablaremos más detenidamente en otro momento. Por ahora, adelantar que es el momento de tener en cuenta aquellos desperfectos que puedan haberse producido en la época invernal. Eso sí ¡respetemos los confinamientos perimetrales!

La primavera, la sangre altera. Para bien y para mal. Controlemos los bajones. Disfrutemos de las subidas. Seamos felices y apreciemos el calor del sol, la brisa del mar y el sonido de la naturaleza. 

Categorías: Información

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.