Ha todos nos viene bien reducir costes y ahorrar en nuestros gastos fijos, con una vivienda bien aislada disminuiremos bastante nuestros gastos en facturas de luz, sobre todo con el calor de Sevilla.

Con una casa bien aislada termicamente reducimos el tiempo de funcionamiento de los aparatos de calefacción y refrigeración como calderas y aires acondicionados, esto se verá reflejado en nuestras facturas de luz y gas debido a que con el aislamiento insuflado no tenemos que depender tanto de su utilización.

En principio aislar tu hogar puede resultar un proceso costoso, es algo que desde luego requiere de una buena inversión, pero debe de ser visto como un proceso que a largo plazo se amortiza y que reduce considerablemente la inflación de las facturas.

Atendiendo a las cifras podemos llegar a asegurar que el aislamiento insuflado puede reducir tus gastos incluso en un 50%. Solo en calefacción un piso puede llegar a amortizar su inversión en aislamiento en 10 años si se trata de calderas, y si por el contrario consigue mantenerse caliente a través del consumo eléctrico puede llegar a amortizarse en unos 5 años.

Con estás cifras nos referimos al caso de que nosotros estemos habitando un piso, si por el contrario vivimos en una casa como por ejemplo un adosado o unifamiliar, que suelen ser las casas más comunes, podríamos estar hablando de un ahorro energético que rondaría los 1000 euros anuales.

A todos nos gustaría reducir gastos de forma significativa en nuestras facturas y obtener un dinero extra para nuestros bolsillos minimizando costes. Con el aislamiento térmico del hogar conseguiremos este objetivo. Al igual que muchas personas han optado por utilizar aparatos de energía renovable como molinos o sobretodo placas solares para reducir sus facturas, con el aislamiento insuflado esto también se consigue y de un modo más eficiente y mucho más barato.

 

 

 

 

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.