Con los años, los espacios públicos, comercios u hostelería, entre otros, han tenido que adaptar sus espacios a las necesidades de los habitantes. Por diversas causas, muchas personas necesitan de ciertos acondicionamientos de los espacios para facilitarles el acceso. Hablamos de, por ejemplo, las rampas para el acceso al establecimiento. 

Ahora bien, ¿has pensado lo acondicionada que está tu casa?

Pensamos mucho en el presente. Incluso, analizamos tanto el pasado que nublamos lo que tenemos delante y dejamos pasar el instante que conforma el presente. ¿Qué es el presente? Eso ya, para otro día.

Si pensamos en el futuro, daremos con alguna de las claves que pueden solucionarnos muchos dolores de cabeza. Pongamos en contexto dos situaciones: el nacimiento de un hijo/a o, simplemente, hacernos mayores.

Ambas situaciones conllevan peligros o situaciones complicadas de afrontar por la forma o  distribución del hogar.  

La inocencia de descubrir

Los bebés están llenos de energía. Ansia por descubrir, tocar, chupar, investigar… que tenemos que tener mil ojos para que no se nos pase nada por alto. 

Independientemente de haber acomodado una estancia de la casa para que sea, actual y en un  futuro, la habitación de el  nuevo miembro de la familia, debemos tener en cuenta todas y cada una de ellas. 

Como hemos dicho, la primera estancia a tener en cuenta es la habitación del bebé. Los aspectos decorativos son, ahora mismo, lo menos significativo. Varía en función de los gustos personales de los padres y madres, los muebles de los que se disponen y el espacio con el que se cuenta. Por tanto, una vez elegidos los colores, decoración etc… pensemos ¿es cómoda?

  • Evitemos muebles innecesarios ya que su vida útil es relativamente corta.
  • Hazte con muebles y utensilios de almacenaje. Te facilitará el acceso rápido y cómodo a todo lo necesario.
  • Mantén orden constante. Evita tener obstáculos innecesarios y así evitarás caídas o tropiezos.
  • Acondiciona la estancia para que sea cálida, acogedora y tierna.
  • Aislamiento de la estancia. Como hemos dicho antes, mantener la temperatura constante es primordial para el bebé. Además, evitarás de forma rotunda perdida de energía en tu hogar. 

¿Y el resto de la casa?

Llegará el temido e ilusionante momento: el bebé comienza a gatear o caminar.

Ante esto, que no cunda el pánico. Mejor prevenir que curar, por lo que es importantísimo tener en cuenta:

  • Cualquier mueble puede ser un peligro. Ya sea por lo que pueda tener encima o por su contenido. Asegura tanto las puertas como lo que esté dentro, dejándolo todo bien colgado o colocado.
  • Objetos sueltos: jarrones, marcos de fotos o maceteros puedes terminar en el suelo fácilmente si se encuentran a una altura óptima al alcance del menor. Es por ello, que en la medida de o posible se despejen aquellos muebles a los que el bebé pueda acceder, ya sea colgando o alejando estos objetos. 
  • Escaleras: Si en tu casa dispones de varios niveles y tienes escaleras, es fundamental hacerse con elementos de seguridad con los que facilitar el libre juego del menor de forma controlada.
  • Enchufes y los deditos curiosos. En el mercado encontrarás diversas formas de aislar estos elementos de la curiosidad del menor, ya sea cubriendo o con medidas de seguridad. 
  • Ventanas y balcones. Comprueba su seguridad y el espacio de las mismas. Son focos de atracción para el bebé por lo que asegurarnos de colocar medidas de seguridad es indispensable.
  • Productos de limpieza siempre lejos del alcance del menor ya sea en sitios altos, cerrados o con dificultades de acceso para ellos.
Prevenir, innovar y descubrir

La finalidad de acomodar un hogar es que sea funcional a la par de seguro y acogedor. Estamos en continuo cambio, no sabemos lo que deparará el futuro pero si podemos adelantarnos a los acontecimientos siendo prevenidos y disfrutando del proceso.

Quien sabe, quizás descubras tu alma minimalista oculta o potencias tu capacidad creativa evitando peligros.

En Aislahogar estamos preparados para ayudarte a acondicionar tu hogar en el aspecto estructural, siendo las reformas parciales o integrales un gran aliado cuando los obstáculos son fijos. ¡Pregunta sin compromiso!

Categorías: Información

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.