La productividad es una medida económica que calcula cuántos bienes y servicios se han producido por cada factor utilizado como trabajador, capital, tiempo o tierra durante un periodo determinado. 

Es uno de los objetivos claves de las empresas. Conseguir resultados óptimos y rentables durante su actividad.

El espacio

Actualmente, en situación de pandemia, el uso del teletrabajo se está haciendo cada vez más recurrente. Para algunas personas ha supuesto un cambio positivo:

  • Evitar el desplazamiento y todo el estrés que puede acarrear
  • Ahorro en transporte
  • Trabajar de manera individual
  • Acomodar sus descansos a sus necesidades
  • Encontrarse más cómodo en su propio hogar. Ha creado su espacio. 

Y es que, este último punto resulta determinante. Como bien se ha dicho, para algunas personas esto ha supuesto un cambio positivo en su jornada laboral. Pero para otros, ha propiciado situaciones de estrés. ansiedad, pérdida de productividad y malestar:

  • Convivir con menores durante la jornada
  • Distracciones varias inconscientes
  • Imposibilidad de separar trabajo-tranquilidad
  • No ser capaz de “terminar” la jornada laboral. No puedes desconectar.
  • No disponer del espacio adecuado y propicio para esta actividad. 

¿Cómo de importante es el espacio?

Encontrarnos en un entorno agradable, cómodo, luminoso y tranquilo produce en nosotros una sensación de bienestar que, en el trabajo, se traduce en productividad.

Las oficinas, son espacios en los cuales, un grupo de trabajadores efectúa una serie de actividades retribuidas durante una jornada laboral. Y es que, no podemos olvidar que una jornada laboral se traduce en tiempo de nuestra vida.

Por ello, es importante tener en cuenta y consultar a profesionales somo cómo poder potenciar ese espacio, dotarlo de los factores necesarios para conseguir un equilibrio entre trabajo y salud. En este sentido, Aislahogar sabe de qué manera dotar de estos factores a tu espacio de trabajo. Sin molestias, ni dilaciones. 

Olores

No es la primera vez que se nombra a los olores en este blog. Y no es para menos, tanto los agradables como los desagradables, provocan reacciones en nuestras emociones. 

La aromaterapia, es conocida por ser un tipo de tratamiento alternativo que emplea aceites esenciales o líquidos aromáticos de plantas, cortezas, hierbas y flores los cuales se frotan en la piel, se inhalan, se ingieren o se añaden al baño con el fin de promover tanto el bienestar físico como psicológico.

En este caso, no se trata concretamente de esta alternativa, sino de mostrar la capacidad de ciertos olores de despertar o relajar nuestro ser. 

Te mostramos algunos:

Sus beneficios son dispares. Empezando por el limón, el cual favorece la concentración y tiene propiedades calmantes que son muy útiles en épocas de estrés y ansiedad. 

La lavanda y el jazmín y en general, los olores florales,  ayudan a controlar y calmar el estrés emocional. El romero ayuda a retención de memoria y tiene propiedades que combaten el agotamiento físico, los dolores de cabeza y la fatiga mental.

La canela por sus propiedades estimulantes, ayuda a combatir la fatiga mental y mejora la concentración y centrar el enfoque. El aroma a canela estabiliza y proporciona la energía y concentración

Con todo eso, proponemos potenciar espacios de trabajo eficaces para todos. Los trabajadores, a diferencia de las máquinas, tienen emociones, sentimientos y sobre todo, mucha dedicación. Esta, puede verse mermada por diferentes factores tanto externos como internos pero, en la medida que sea posible, dentro del espacio de trabajo, encontrarnos en un entorno cómodo lo cual se traducirá en una mejor producitividad. 

Categorías: Información

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.