Mejorar la salud de los edificios puede mejorar el bienestar y la rentabilidad de una oficina.

El llamado “síndrome del edificio enfermo” se descubrió en la década de los 80, desde entonces las empresas invierten mucho en mejorar la salud de los edificios de sus negocios. A la hora de trabajar en la oficina podemos llegar a pasar hasta más de un 90 % en el interior, por lo que es fundamental que nos encontremos en un ambiente confortable y en un edificio sano.

En el caso de las empresas en la actualidad hasta un 92% de los costes operativos están destinados a gastos de personal, todo lo que ayude a mejorar la productividad de los empleados es un beneficio extra para la empresa. De esta forma conseguimos un mayor compromiso, satisfección y motivación por parte de los empleados, lo que llega a mejorar la rentabilidad hasta en un 30%.

Un edificio sano también puede alcanzar un sustancioso valor de mercado en su precio de reventa. Los edificios sanos resultan más atractivos para los futuros compradores y son más fáciles de vender o alquilar.

De esta forma con el aislamiento térmico y acústico de lana de roca que te proporciona Aísla Hogar puedes proteger la salud de tu edificio y tener un mejor entorno laboral.

En Aísla Hogar tenemos soluciones de aislamiento y techos que reducen de forma considerable los ruidos que entran en el interior de la vivienda, haciendo que los empleados puedan concentrarse más fácilmente. Por otro lado, el aislamiento térmico de lana de roca nos ayuda a mantener una perfecta y confortable temperatura interior, esto nos hace ganar en comodidad y ahorrarnos un buen dinero en facturas de luz y gas al poder prescindir del uso de calderas o aparatos de aire acondicionado.

Para todo lo que necesites no dudes en contactar con nosotros, en Aísla Hogar te informaremos de todas las ventajas del aislamiento térmico y cual es la mejor solución para tu negocio.

Aceptar

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso.